Cuando esta morena me pidió que la follara por el culo le pedí que lubricara bien mi polla, y lo hizo con la boca, mmmm

Era una de esas morenas con un pandero tremendo, me quedaba embelesado cada vez que la veía pasar a mi lado por la escalera. Ese curo me lo quiero follar, pensaba yo a menudo, y entonces ella me pillaba y me sonreía con cierta complicidad. Total, que al final un día nos enrollamos y le confesé que una de mis mayores fantasías era la de follarla a ella por el culo, que siempre me había puesto cachondo tener una vecina así de buenorra. A ella le hizo mucha gracia y aceptó a practicar sexo anal, aunque para evitar malentendidos le pedí que lubricara bien, que no quería hacerle daño. ¿Y sabéis con qué lubricó mi polla? Pues con su saliva, no veáis qué mamadas me hizo…