Viven una pasión de amigas lesbianas

Ni bien llega de viaja viven una pasión única que solo ellas lo pueden entender. Con una gran alegría la recibe a su compañera de muchos años que la ve y no habría mejor recibimiento si comparten lo que las une a las dos que es la pasión de estar en cuerpo y alma desnudos en la cama pero como vemos que no hay cama para expresarlo con un sofá blanco es suficiente, la rubia le da unos besos de infarto en la conchita de su gran amiga pelirroja que recibe muy gustosa tremenda bienvenida.