Ven a casa que tengo a un amigo deprimido y necesita que dos rubias buenorras le levanten el ánimo y de paso la polla

Ven a mi casa, ahora mismo, que tengo aquí a un amigo al que le acaba de dejar la novia y está súper deprimido, venga llorar ahí el pobre… Necesita que dos rubias macizas como nosotras dos le levantemos el ánimo y de paso la polla, ¿no te apetece ponérsela dura a un tío y follárnoslo entre las dos? Te aseguro que le he visto en la cama y es una gozada. A este nos lo montamos en el sillón ahí mismo y lo ponemos a cien en menos de un minuto, nos va a follar como nunca, ya lo verás. Y no te preocupes, que yo misma te comeré el coño mientras me está follando a mí, no te vas a aburrir esperando, y la corrida que vas a saborear te va a saber a gloria, que yo ya la he probado. ¿Vienes?