Una morenita de tetas naturales desvirgada por el culo por un negro más que bien dotado, mirad cómo se la folla encima

Me voy a dejar hacer, es lo que pensó esta joven cuando se fue a la casa de este negro, enorme, tremendo. Seguro que tendrá una polla como un brazo de grande, siguió pensando (y no se equivocaba). Con una sonrisita tímida se tendió, se dejó hacer por él; se abrió de piernas boca abajo, porque intuía lo que iba buscando ese chico. Su coño está realmente bien, pero le daba morbo desvirgarla por el culo con su enorme polla, sabía que ella no lo había hecho nunca por ahí y se preguntó si le dolería. Pero ella no se quejó. Abrió bien los ojos cuando le metió ese enorme pollón y se sorprendió de lo bien que siguió entrando luego, con cada nuevo envite, y él montado encima, todo músculos y deseo en erección.