Se tuvo que follar a estas dos guarras pelirrojas, a la hija y también a la madre, porque se empeñó en dar una clase de sexo avanzada

Llevaba una semana saliendo con esta pelirroja jovencita y se moría por follársela, joder qué caliente que le ponía, pero cuando lo invitó a casa un viernes por la noche y llegó caliente como una pizza a domicilio, se encontró un percal que lo dejó a cuadros. Ahí estaba también la madre, esperándolo en el dormitorio mientras la pibita se desnudaba para que comenzara el espectáculo. No quería que su hija lamentara una mala follada, así que se pensaba quedar ahí y participar en este primer encuentro sexual, les iba a dar una lección a estos dos jóvenes salidorros. Y aunque al chico al principio la situación le cortó el rollo, luego se lo pensó mejor, porque se iba a follar a dos guarras pelirrojas por el precio de una, que la madurita también quería participar…