Se llevó a estos dos pibones morenas a la cama para montarse un trío y se puso como una moto con el rollito lésbico que se llevaban

Las conoció en una fiesta elegante de esas, y quizás fue por el alcohol, pero el caso es que estas dos morenazas se pusieron a enrollarse con él… a la vez. Le comieron la boca y se le arrimaron como gatitas en celo para que las llevara a la cama a las dos. Joder, menudo trío se iba a montar con esas dos jamelgas, no sabía si aguantaría. El caso es que cuando las dejó en la cama para que se pusieran cómodas, las muy guarras empezaron a montarse un rollo lésbico que le puso nervioso. A ver si iban a follar al final sin él… Pero no, enseguida le hicieron participar, y mientras disfrutaba metiéndole lentamente la polla por el coño a una de las muchachas, la otra se dejaba comer el coño por la amiga, esperando que le llegar el turno de probar su rabo.