Qué boca tiene esta pelirroja que me pone muy burro con su lencería erótica y que hace unas mamadas que te dejan la polla con calambre

Ya la estaba avisando, me estás poniendo muy cachondo, pero ella nada, la jovencita esta seguía meneándose con ese conjunto de lencería sexy que me llevaba, y a mí las pelirrojas me la ponen muy dura, aunque lleven el pelo tintado. Al final fui hacia ella y la sometí literalmente, la sujeté y no la solté hasta que chupó cada centímetro de mi enorme polla; sí, no es por presumir, me lo dijo ella, “Qué verga tan grande tienes muchacho, ¿te gusta que te la chupe?”, y ya no la dejé parar de hacerlo. Quería disfrutar de las vistas que me ofrecía su cuerpo mientras la sentía en mi pene, mientras me llevaba poco a poco a una erupción de semen que por supuesto se iba a llevar ella.