No veas cómo se puso la rubia cuando le metí los dedos por el coño y le hice un masaje vaginal que la dejó jadeando

Me había prometido que me iba a hacer uno de los mejores masajes de mi vida, que iba a recorrer cada centímetro de mi cuerpo con aceite, hasta los huevos, y que me iba a correr entre sus manos y sus tetas, pero lo cierto es que los roles se invirtieron un poco, y temiendo correrme antes de tiempo ante semejante rubia, decidí hacerle yo un masaje vaginal que la pilló desprevenida. No se esperaba que le metiera tan bien los dedos por el coño ni que la hiciera gozar tanto con la mano. Al final empezó a lubricar y se puso tan caliente que me jadeó que la follara, por favor, que se la metiera y que folláramos, aunque al final rematamos la jugada con sexo oral, ufff, fue increíble.