Mi profesor de piano dice que toco mal, que me va a dar unos azotes y me va a dejar el culo caliente hasta que aprenda

Me he apuntado a unas clases de piano con un profesor que me recomendó mi amiga. La verdad es que el tipo me pone a mil, pero es muy estricto, tanto que el otro día me castigó por indisciplinada y torpe. No le gusta que no me lo tome en serio, y ha llegado a castigarme dándome unos azotes, pero lo que él no sabe es que eso me pone muy cachonda, que si me pongo estos conjuntos de lencería es porque quiero que me vea las piernas y se empalma al adivinar la cinta del sujetador o el dibujo de mis bragas. Al ver lo que me gustaba que me pusiera el culo caliente, se dejó llevar cuando le dije que estaba húmeda y quería que me follara, pero por supuesto lo primero en lo que pensó fue en practicarme sexo anal, gozar en mi ano caliente y estrecho mientras él me iba marcando el ritmo de la quinta sinfonía a pollazos.