Mi hijastra está muy buena, menudo par de tetas, pero es un poco pardilla, voy a ver si la espabilo enseñándole a follar por el culo

Cuando conocí a la hija de mi nueva mujer me pareció un pibón, la verdad, menudo par de tetas, seguro que se traía de calle a sus compañeros de clase, pensé. Pero también me di cuenta de que escondía ese par de melones y siempre llevaba prendas insulsas y hasta el cuello. Además, con esas gafitas y esa pinta de estudiante apardolada estaba echando a perder los mejores años de su cuerpo, así que una noche pasé para tener una charla con ella y de paso verle las tetas, no nos vamos a engañar. Quería espabilarla y pensé que la mejor terapia sería que un tío la follara bien y que la enseñara a follar por el culo, que eso vuelve locos a muchos tíos. Y ya veréis si la espabilé…