Me pidió que le hiciera una mamada pero lo que quería era follarme la boca, atragantarme con su pollón y correrse luego en mi cara

Yo ya me sospechaba algo, el tío parecía un poco bruto, y cuando me puso esa enorme verga dura y venosa delante de la cara sospeché que no buscaba que le hiciera una chupada así sensual, de esas que son para calentar un poco el asunto, no… Qué va, a este tío lo que le van son las mamadas duras y enseguida me sujetó la cabeza y me acabó follando la boca a lo bestia, penetrándome de manera salvaje y haciéndome gorgotear, pero oye, a pesar de todo la cosa sabía bien, no me desagradaba. Luego me tendió boca arriba y siguió metiéndomela en la boca, aunque ya notaba yo que los huevos se le habían encogido y estaba a punto de correrse; ¿dónde?, en mi boca y mi cara, claro.