Me gusta demasiado el culo que tiene mi hermanastra como para no follármela, y si encima ella me va provocando…

La culpa es de mi padre, yo no pedí tener como hermanastras a una morena que está tan buena y tan cachonda todo el tiempo. En serio, lo suyo no es ni normal, siempre se estira así para que se le marquen los pezones con esas tetas enormes que tiene. Me va provocando por casa, me mira descaradamente el culo o hace comentarios picantes, y yo contraataco disfrutando de las vistas de su trasero. Tiene uno de los mejores culos que yo haya visto tan de cerca nunca antes, y así cómo queréis que no me la folle, ¿eh? Decidme. Pues nada, el otro día le dije que viniese y ella vino, que me la chupase y ella me la chupó, que se bajase las bragas y se las bajó…