Más que masajes, esta polaca rubita y sexy lo que hace son unas mamadas escrotales increíbles, qué boca que tiene

Este tío fue a un centro de masajes que le recomendaron por las rubias tremendas que trabajan allí, y aunque no se esperaba nada sexual (aparte de que una tía lo viese en bolas y le tocase el culo), cuando apareció esta polaca tremenda con ese par de tetas, sufrió una erección incontenible. No la pudo disimular, no tenía dónde esconderse, y ella al verle tan apurado le dijo que no pasaba nada, que por un poco más le podía hacer una mamada que se le iban a quitar todas las contracturas de golpe… Y no exageraba, menudo uso de la lengua y cómo le trabajó los huevos, esa forma de comerle las pelotas y de estrujarlas con sus manos suaves y entrenadas le hizo correrse tanto que hasta le dolió.