Le prometió que no se correría mientras le hacía mamadas y pajas con las tetas, pero no pudo mantener la promesa mucho tiempo

Le prometió a esta imponente morena que no se correría en su boca, que podía hacerle mamadas sin miedo, que solo se trataba de unos simples preliminares, y mantuvo su promesa. Luego le prometió que la follaría un ratito en la postura que más le gustase, y que no se le correría dentro, que no tuviera miedo, que luego seguirían en otras posturas y tal, que si hiciera falta se pondría condón. Y también cumplió. Luego se le antojó que le hiciera pajas con las tetas, y cumplió, aunque se puso tan cachondo entre ese par de melones que de pronto ya no podía seguir cumpliendo sus promesas… Total, que la morena, resignada, esperó la corrida que le venía encima…