Le pedí que me dejara follarla por el culo pero no me esperaba que le gustase tanto el sexo anal, madre mía cómo me la dejó

El culo de esta morena me puede, es superior a mí, tiene un cuerpazo impresionante y cuando me mira así con lujuria ya no me cabe la polla en los pantalones. Pero sin duda su trasero es lo que más me vuelve loco, y el otro día le propuse practicar sexo anal. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que esta golfa lo estaba deseando, y no solo eso, que venía dispuesta a romper mi polla obligándome a metérsela por el culo ayudada con un pene de plástico. ¡Se quería meter las dos cosas a la vez! No veas qué sensación cuando empecé a follarme su culo y luego quiso compartir orificio con otra polla más, aunque fuese de plástico. Desde luego, a esta morena le va la doble penetración, pero miradla, si hasta se le corrió el maquillaje de lo duro que folla.