La rubia tenía gana de probar su gran verga negra y abrió la boca como si se fuera a meter dos, por si acaso no le cabía

A esta rubia le daba tanto morbo probar una de esas pollas negras gruesas e imponentes que se le hizo la boca agua antes de comenzar incluso con este muchacho, que estaba encantado (y empalmado) por tener a una hembra blanquita y salida, como a él le gustan. Así que bueno, la chica tenía tantas ganas de probar su enorme herramienta que abrió la boca en plan buzón para que le cupiera toda entera, y vaya si cabía, a pesar de su tamaño. Si es que la que sabe chupar… Aunque lo mejor vino después cuando este morenazo se puso a recorrer su cuerpo y con sus manos fuertes la sujetó para penetrarla hasta reventarla, menudos pollazos le metió uno detrás de otro.