Haciéndole una paja al novio que terminó con una intensa corrida en las tetas de esta joven que va sobrada de melones

A su chico le encanta cuando ella se pone en plan complaciente y se recrea haciéndole pajas, chupándosela y gozando de su placer como una entregada espectadora. Ese rollo le pone muy caliente y sabe que luego tendrá que satisfacerla a ella también, pero merece la pena. La chica es una verdadera pasada, con ese escote tremendo que le trae toda la excitación propia de las primaveras a casa, cada noche, aunque sea invierno y apetezca estar tapado. Esos melones al descubierto son una tentación constante, y después de la paja tan espectacular que le hace la chica lo que procede es una buena corrida en las tetas para que se hidrate un poco la piel…