Esta morena encuentra la terapia psicológica perfecta para una MILF acostumbrada a follarse pollas grandes

Verá, doctora, yo es que estoy acostumbrada a follarme pollas grandes así (le hizo un gesto amplio con las manos) y llevo una temporada que nada, soy incapaz de acercarme a un hombre. Desde que mi marido me dejó… Así empezó el rollo que le soltó esta rubia tetona a su psicóloga, pero esta quiso atajar la sesión por lo sano e invitó a otro de sus pacientes, un obseso del sexo que tenía un buen rabo y que seguro que le iba a hacer la mejor terapia de su vida a esa madura cerda que lo que necesitaba era una buena follada. Y así fue, los dejó solos en la consulta y acabaron follando salvajemente sobre el diván, la mejor follada en meses de esta rubia de grandes tetas que gozó como hacía tiempo de la polla de este muchacho.