Esta madura de tetas grandes estaba deseosa de probar la polla enorme de uno de los amigos de su hijo, y la probó

El amigo de su hijo tiene un rabo enorme. Lo sabe porque se queda a menudo en casa y en alguna ocasión por error ha entrado en el baño cuando estaba ocupado por él. Como es soltera y está siempre muy cachonda, una tarde que su hijo no estaba abordó al muchacho y le provocó con sus tetas grandes y con todo tipo de insinuaciones guarras. Bueno, el chico no pudo resistirse a sus encantos ni a la promesa de buen sexo con una hembra experimentada como ella. Además, qué porras, le daba morbo hacérselo con la madre de su amigo sin que él se enterase. Total, que sacó su enorme rabo y dejó que esta pelirroja lo disfrutara un rato con la boca, que después la iba a poner fina a pollazos.