Esta japonesa tetuda le hizo un buen trabajo oral antes de follárselo pero no quiso después desperdiciar ni una sola gota de leche

Huy, las japonesas es que son muy ahorrativas, cuidan mucho la economía en todos los ámbitos de la vida, desde la compra hasta cuando un tío va a correrse en ellas. El semen tiene propiedades muy interesantes, así que a este tremenda morena le gusta acabar las folladas con buenas corridas en la boca, sentir la leche caliente en su piel y saborear también buena parte de ella, nada de dejarlo por ahí para limpiar luego, y además el morbo que da ver a una mujer aún excitada con todo ese esperma deslizándose sobre su piel, ufff, eso es como para empezar a follársela otra vez, aunque hayas estado media hora gozando de sus chupadas y follándotela duro.