Esta estudiante gordita de las tetas gigantes tiene muchas ganas de probar la polla de su profesor y se porta mal adrede

Esta estudiante gordita lleva toda la semana portándose mal adrede para quedarse a solas en el aula de castigo con ese profesor maduro que la pone tan cachonda. Le encanta cómo explica en clase y esa voz melodiosa que tiene. Además, de culo no anda nada mal, y ella sabe que con esas tetas gigantes que tiene a más de un tío le es imposible resistirse a echar una miradita, a pesar de la diferencia de edad. El caso es que en el aula de castigo estuvo provocándole y tirándole los trastos un buen rato, hasta que por fin el profesor demostró sus debilidades. Y ella estaba dispuesta a explotarlas, porque deseaba como nunca probar su polla, que la follara allí mismo en clase, que le enseñara bien la lección.