El otro día me quedé sola y estaba caliente, necesitaba algo para mi coño rasurado, y entonces encontré mis dildos

El otro día me puse un conjunto muy ajustado, se me marcaba el coño y las tetas y me habría encantado que un tío estuviera cerca para que me viese, para que se le pusiese dura solo de mirarme con deseo. Uff, me estaba excitando más de la cuenta y no había nadie cerca al que meterle mano, y yo que ya me estaba poniendo mala… Imaginaos qué mal rato, yo quitándome ropa porque me empezaba a molestar y mi coño rasurado pidiendo a gritos que le metieran algo, que le estimulasen bien. Entonces me acordé de los dildos que guardo en la cómoda y fui directa a meterme el más gordo y morboso que encontrase (guardo varios). Dejé la mente volar y me imaginé a todos los tíos que estarían masturbándose a mi costa, y eso me puso… mmmm…