El marido pilla a esta rubia voluptuosa haciendo clientes para masajes calientes y es el primero en probarlos

Harta de estar en paro y de depender de su marido, a esta rubia de alegres curvas se le ocurrió dar masajes calientes, que clientela iba a tener para rato. Les haría tres o cuatro presiones en la espalda con las manos y luego los pajearía con las tetas o se restregaría contra ellos, que es lo que muchos van buscando. Los clientes quedarían satisfechos con una buena corrida y ni siquiera se los tendría que follar, no sería como poner los cuernos ni nada de eso… Pero entonces el marido la pilló desnuda y en espera del primer cliente. Sin embargo, fue comprensivo y, eso sí, le pidió que le hiciera una demostración, quería ser el primero en probar sus servicios, que restregase sus maravillosas tetas contra su polla.