Cómo me folla la morena, cómo rebota sobre mi polla, pero luego es la rubia la que quiere probar mi leche y besar a la otra con ella

Cuando dos pibones como estos se vienen a la cama contigo a veces te puede venir grande la situación y no sabe a quién follarte primero, pero aquí no tuve ni que elegir, porque la morena es una verdadera loba, miradla botando sobre mi polla, montándome como una yegua desbocada. Si es que apenas dejó para la rubia, que se conformó con que le comiéramos un poco el coño. Eso sí, al final esta última fue la que se llevó el premio, porque cuando ya tenía los huevos a punto de reventar de tanto penetrar a esta morenaza la otra se preparó con los labios bien abiertos para que le soltara ahí la leche, quería bebérsela, disfrutarla en su lengua y luego besar a su amiga y pasarle el semen con la boca.