Aquel día a su novia le apetecía sexo anal y él se lo dio, pero se emocionó tanto que se acabó corriendo dentro de su culo

Qué calientes los muslos de su chica, por favor, en cuanto le baja las bragas y se arrima a su culazo él pierde los nervios, le estorba la ropa, la quiere devorar a besos y chupaditas, y ella siempre le corresponde con una buena mamada, como si ya no la tuviera lo suficientemente dura… Pero hoy a la chica le apetecía algo diferente, que se la follara a pelo por detrás. Como no es una chica muy dada al sexo anal, la propuesta le sorprendió, lo dejó un poco aturullado y excitado de más. Así que cuando su hembra se le subió encima y él se encontró penetrando ese maravilloso orificio, tan caliente y apretadito, se emocionó y ya no pudo parar, ya no pudo hacer su numerito de Me voy a correr encima de ti, sino que lo soltó todo dentro de su ano, no veas qué premio se llevó la muchacha.