Anna Bell ha llevado a su amiga a un gloryhole para disfrutar de un pollón negro, pero al final es ella quien se bebe la leche

Estas dos actrices porno fueron a un gloryhole para desestresarse un poco y disfrutar de una buena polla negra que le habían prometido en ese sitio. La idea en realidad fue de la rubia, Iris Rose, que convenció a Anna Bell para probar una buena polla anónima, hacerle mamadas hasta dejarla seca y hasta follársela si hacía falta. Y no veas cómo se pusieron las dos. Primero una empezó a tocarse mientras la otra gozaba de esa verga larga y dura en su boca, mirando cómo se la metía por el coño haciendo toda clase de equilibrismos, pero luego fue Anna Bella la que se encargó de ordeñar esa polla succionándola hasta que se le corrió en la lengua, vamos, no dejó ni una gota fuera.