A pesar de tu enorme par de tetas, te han despedido del hospital, no quieren a enfermeras sexy, ven, consuélate en mi hombro y fóllame

En contra de lo que piensa la mayoría de tíos, en los hospitales no buscan a rubias tetonas para que trabajen como enfermeras sexy. Bueno, algunos médicos lo verían con muy buenos ojos, pero a pesar de lo que digan las series americanas dentro de esos sitios no hay tanto folleteo en la vida real. El caso es que a este pibón la acababan de despedir del hospital donde había comenzado a hacer sustituciones (y pajas a los pacientes), y un amigo vino a contárselo y a consolarla, a que llorara un poco en su hombro y de paso a que le chupara un poco su gruesa polla. Porque no hay nada mejor para olvidar las malas noticias que ser follada por una gran polla como la suya.