A esta latina de tetas grandes apetece follársela todos los días, el chico este no la deja ni que se dé una ducha tranquila

Con una hembra así en tu cama es normal que te levantes todas las mañanas con la polla palpitando de deseo. Si es que ni se tapa esas hermosas tetas con las mantas, imagínate qué vistas y qué empalmada diaria. Va todo el día en celo desde que sale con latinas así, y no puede dejarla en paz, a ninguna hora del día. Si es que hasta cuando va vestida va marcando curvas y pezones. Ni darse una ducha le deja, cuando ella se mete y él pasa por delante de la puerta y la ve mojada y desnuda le entra un deseo irrefrenable, se mete con ella ahí dentro y le pone ojitos hasta que ella se apiada de su polla y se pone a hacerle mamadas o a follárselo hasta que la deja ducharse en paz.