A esta jovencita negra de tetas grandes le dijeron que se vendara los ojos para este bukkake, que así le resultaría más fácil

Se quería atrever con un bukkake esta jovencita negra de tetas grandes, pero le hicieron una recomendación para combatir los nervios, el pánico escénico y todo eso: que se vendara los ojos. Y eso hizo, acudir a la fiesta con una venda roja, y andar por ahí a ciegas y empezar a notar todas esas pollas duras que le metían sin cesar le dio mucho morbo. El problema era que no podía hacer otra cosa que dejarse manejar de aquí para allá, abrir la boca a ciegas mientras le llovía corrida tras corrida sobre la boca y todo el cuerpo. La dejaron más que follada este grupo de tíos blancos deseosos de probar un coñito negro joven y sabrosón como el de esta pibita.